Go to footer

UN CUENTO EXTRAÑO CADA DIA (y más, relatos de CORKRAN)

Espacio destinado a publicar temas sobre la 2GM. Curiosidades, musica, maquetas, etc...

Moderador: B.d.U.


UN CUENTO EXTRAÑO CADA DIA (y más, relatos de CORKRAN)

Notapor Johann Vilthomsen » 14 Ago 2014, 14:29

Por la admiracion que tengo al autor de este relato, es que me atrevo a publicarle en este foro su obra. La razon es el miedo de perder un relato tan exquisito en la bolsa sin fondo de mensajes olvidados de la red.

UN CUENTO EXTRAÑO CADA DIA

Levantó la cabeza y miró a su alrededor, luego el reloj: las tres de la mañana. A esa hora casi todo el mundo andaba levemente borracho, el que menos y bastante borrachos la mayoría. Una boda como todas las bodas. En otro tiempo estaría pensando en zarpar mañana hacia algún punto del Atlántico. Los vio a todos como en una película: ahí mi segundo, ese el jefe de máquinas, allí, sentado a horcajadas en una silla, el oficial de derrota…y yo en mi uniforme, incómodo y envarado, intentando mantener dignamente el tipo a pesar de todo el alcohol ingerido. Como corresponde. En lugar de este estúpido traje y corbata, en lugar de esta celebración sinsentido de no se sabe qué. Aquí estoy en una ñoña boda burguesa mientras que podría estar emborrachándome con mis hombres porque mañana zarparíamos y todo se resumiría en volver o no volver. Hundir o ser hundido…

Mira el botón redondo e iluminado por dentro, con una cifra en su interior: uno, dos, tres, cuatro…no puede evitar pensar en los tubos lanzatorpedos. Pulsa el cuatro: fuego y el ascensor comienza su lenta ascensión hasta la cuarta planta, donde se encuentra su oficina. Un lugar moderno e iluminado, supuestamente alegre, pero absolutamente lejano del interior lúgubre y deseado de su submarino. Se dirige hacia su mesa, va empezando a repasar mentalmente su agenda de esta mañana, sin embargo en un rinconcito de su cabeza una quilla larga y estrecha atraviesa el mar helado en una noche sin luna…

Conduce de noche. La luz de los faros ilumina la carretera sinuosa. No hay manera de que nada te recuerde el concepto de navegación y sin embargo hay mil formas de conexiones mentales que el cerebro utiliza: estoy en la vela oteando el horizonte en busca de un escolta asesino o de una victima a la que torpedear. Intento calcular mentalmente el ángulo de giro de cada curva, como si quisiera transmitir una orden mental: 25 grados a estribor…

Se quita la lupa y se frota los ojos cansados. Tantas horas continuas de trabajo minucioso provocan una fatiga real, piensa en horas de navegación sin descanso. Los instrumentos esparcidos sobre la mesa, como si estableciera un curso de interceptación. Añora su barco. Vuelve la atención a las gemas y a los hilos de plata y a los panes de oro, las circonitas y esos brillantes auténticos y piensa en supuestas condecoraciones: hojas de roble…¿Cuántas hubiera podido ganar, si con el mismo empeño minucioso con que realiza su trabajo y mira a través del cuentahilos, hubiera tenido la oportunidad de asomarse a la lente de un periscopio y calcular la distancia del blanco?

Dirige directamente una empresa de cuarenta personas y es, además, un alto cargo de su grupo de empresas y sin embargo le aburre. Cada decisión es un juego de millones, pero son sólo millones. A veces piensa que cambiaria sin pensárselo dos veces esto por un barco real donde jugársela a una sola carta. Le da cierta vergüenza pero no puede evitarlo: Esto es como intrascendente ¿a quien le importa que ganes o pierdas?. Sin embargo, cuando se sienta a los mandos del teclado, no es un juego, es su otra vida: una decisión te manda al fondo, otra te cubre de gloria y te da unas horas más de vida y esos 60 chavales que forman mi tripulación…eso es mandar, decidir sobre la vida y la muerte. No importa la patria, ni la guerra, sólo importa sobrevivir y ganar la siguiente partida. Sin posibilidad de empezar de nuevo. Todo o nada.

Odia el mar, es curioso, la gente cree que uno se hace marino por pasión hacia el mar, hacia el viento y no es verdad. No le gusta el mar en absoluto. Le gustan los submarinos. Le gusta su perfil afilado de cazador nocturno. Le gusta cazar al acecho, como un tigre silencioso y asesino apostado en el matorral. O mejor como un lobo en la estepa inmensa azotada por el viento del norte que forma remolinos de agujas de nieve como cuchillos. Odia las olas, el agua salada, pero ama su barco. Nunca piensa en términos marineros, ni en singladuras de leyenda, un submarino es mucho más que eso, es la inteligencia proyectada en un montón de toneladas que se desplazan en silencio buscando una presa y evadiendo a quien a su vez te puede cazar. Es una tripulación que te obedece como un solo hombre, literalmente, son una extensión tuya…algun día inventarán submarinos que serán comandados por una sola persona, solo mi voluntad y yo. Todo automatizado…

A veces juega a traducir mentalmente lo que esta al aleman, su segunda lengua. Otras veces piensa directamente en alemán. Cuando se acuesta y apaga la luz y se enciende un cigarrillo, se queda atento a los ruidos de la terraza, el crujido de las maderas, el sonido del viento entre los cipreses y le recuerdan el sonido del mar y los ruidos de la cubierta y comienza a pensar directamente en aleman. Le da otra calada al cigarrillo. “Es mecht gut…” “achtung die Männer, nicht die Augen…” y para cuando los pensamientos fluyen con soltura en esa otra lengua, él está a muchos quilómetros de distancia, termina el cigarrillo, lo arroja por la borda y deja que el cabeceo del barco y el ronroneo de los motores lo adormezcan…

Hoy me han despedido. Maldita sea. En la mar no te despiden. Me jode esta vida de perdedor que me ha tocado, yo que en otra vida comandé un barco y hundí miles de toneladas. Quisiera quedarme en silencio agazapado y jugar, jugar como si me fuera la vida en ello. Me importa un carajo mi jefe, el trabajo, el sueldo y la familia. Que me despidan. Quiero volverme a mi barco, repostar, formar a la tripulación y decirles como siempre: nos vamos chavales. Decidles adiós a las chicas porque ya sabéis que quizás no volvamos, pero mientras estemos vivos se van a enterar esos ingleses: zarpamos. y me responden con un hurra y vítores. Esto es sentirse vivo. Estoy hasta los huevos de tanta mezquindad…que se joda mi exjefe.

Lleva horas sin hablar con nadie, enfrascado en su pantalla, atento a los datos, sin perder detalle del único mundo real que le queda. Al mando de su barco. No quiere saber nada más. Que nada le distraiga de esa decisión que ha tomado: nació en un mundo equivocado, pero todo tiene remedio. Quince grados a babor. Avante toda. Timón a la vía. 7000 mts hasta el blanco. Marcación 40 grados a estribor. Preparados para emerger. Ningún escolta a la vista. Motores diesel preparados. Revoluciones máximas. El curso de ese carguero lo va a acercar solito hasta aquí, no obstante amos a correr un poquito en superficie, el aire fresco nos vendrá bien a todos. Alerta los vigías. El pierde y nosotros ganamos. Hasta aquí ha llegado, se le acabo la suerte, como se nos acabara a nosotros algún día y entonces una carga nos reventará o un cañonazo con mala leche nos volará la cabeza... Pues muy bien. Para eso estamos, hasta entonces me voy a beber la vida a grandes sorbos. Mandar este barco es lo único que sé hacer y lo único que quiero hacer, que vengan a buscarme, que les estoy esperando. Preparados para abrir fuego con los tubos uno y dos. Mantener rumbo…

No creo que haya un segundo en que no piense en mis dos vidas. A veces creo que estoy loco porque tengo el pensamiento como dividido en dos: la parte que sigue una vida a la que llaman normal, que sobrevive, que disimula ante los demás y la parte que navega, la que disfruta de cada segundo que le queda por vivir, la que manada disparar un torpedo y contiene la respiración en su carrera infinita hacia el blanco, la parte que yo sé que es la única cierta…o como mínimo la única que merece la pena.

almeria 21 de junio de 2004
Corkran

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

CASI SESENTA AÑOS DESPUES

Tengo concertada una partida para dentro de una hora, aproximadamente. Mi contrincante es Shepke. El ignora la trascendencia de esta partida, así como que no podría ser con otro contrincante. También ignora que no es la primera vez que la jugamos, como él cree. Tengo 84 años y es curioso para mis nietos verme enredando con el ordenador, lo que ellos no pueden saber, lo que sería demasiado complejo hacerles entender, es que ya jugaba con estos cacharros cuando tenia 24 años y que ellos al fin y al cabo y en cierto modo no son más que un producto de la casualidad informática.
A pesar de todo, estoy contento con la vida que me ha tocado vivir, a pesar de todo y quizás por ello, por lo que en estas pocas líneas os voy a contar. Será la primera vez que lo haga. A veces me considero un privilegiado, aunque también es verdad que en ocasiones añoro las vidas que podría haber vivido, si las cosas hubieran sido distintas. Quizás esta noche pueda conocerlas, o todo quede igual, o todo comience de nuevo...hasta dentro de una hora no puedo saberlo. Lo cierto es que a pesar de mi avanzada edad, estoy lo que en alemán se conoce con una expresión muy acertada: absolutamente gespannt auf kennen der Ende, ansioso por conocer el final...si es que existe un final para esta historia.

El 15 de agosto de 2003 a las 23 horas comencé una partida que tenía concertada con Shepke. Llevábamos dos semanas intentando jugarla, pero unas veces por él y otras por mi no habíamos encontrado el momento. Todo fue bien durante la primera media hora, luego comenzó a caer la red, o las cosas misteriosas del motor multiplayer de este maldito juego, el caso es que no terminaba de marchar bien del todo. Schepke y yo eramos contrincantes duros, obstinados y a ambos nos gustaba jugar con tranquilidad, tomarnos nuestro tiempo y confieso que teníamos un altísimo grado de rivalidad y nos lo tomábamos muy en serio, tanto si tripulábamos un sub como un DD. Siempre era a vida o muerte y poníamos todo el empeño. Yo acababa de hacer la primera detección del convoy, andaba suficientemente lejos pero había que ir preparándose, así que comencé a tomar medidas. Todo estaba en orden, podía esperar pacientemente a los 160 mts de profundidad a que me hallaba a que la presa se acercase. Sabía que Shepke andaba ahí arriba atento a todos los instrumentos, los serviolas completamente concentrados en otear el horizonte con sus divinas cualidades...y en eso que llegó un lag enorme. Me resistí a desconectar, encendí un cigarrillo, me levanté a echarme una copa fría de orujo gallego y volví a sentarme en mi puesto, me acomodé a esperar y entorné los ojos.

Me desperté cuando noté las sacudidas en el hombro, era mi segundo, Johann, me susurró muy despacio: Herr kaleun, sie sind schon da, es ist Zeit (capitán están ahí, es la hora) no se si me sorprendió más haberme dormido acodado en la mesita de mi camarote o la cara relajada y el perfecto alemán pausado de Johann. No podía decidir si había soñado una escena incomprensible o si esto mismo era un sueño. En cualquier caso tampoco había tiempo para pensar, era el momento de las decisiones rápidas. Mi barco y mi tripulación dependían de mi habilidad y de la frialdad con que tomara cada decisión. Esto no era ya un juego. ¿Por qué iba a serlo?.Ya tendría tiempo después de recordar el sueño y pensar en él...bueno ya tendría tiempo, si es que ganaba esta partida que me tocaba jugar. Miré al pasar cada panel, cada mampara, pasé la mano para sentir esa sensación fría y húmeda que te dejan las paredes del submarino. Olí el aire rancio, el miedo contenido de la tripulación. Vi sus ojos clavados en mí, esperando...

Me hice cargo del puesto de mando y comence a susurrar las ordenes, pausadamente, aparentando una tranquilidad que estaba muy lejos de sentir. había hecho esto mismo muchas veces antes y siempre había salido bien. Mi cuenta de tonelaje no era de las menores de toda la flota de U-boote. A pesar de mi edad, tenia una merecida fama y las tripulaciones querían servir en mi barco. Me llamaban der Junge, pero es que todos éramos muy jóvenes en esa época del final de la guerra. Ya quedaban pocos hombres maduros. Por un momento me invadió el pánico ¿realmente había hecho esto mismo muchas veces antes? ese sueño... ¿que era ese sueño? ¿Porque todo me resulta tan extraño, tan nuevo y tan excepcional, al mismo tiempo que me infundía ese terror tan profundo y esa inseguridad injustificada? Me esforcé en actuar rápido, pedí un vaso de agua para enjuagarme la boca, fatiga de combate debe ser, pensé, no te dejes llevar, controla, eso es todo, lo has hecho mil veces. Respira. Quizás este justificado que tenga más miedo que antes, al fin y al cabo me acabo de enterar de que voy a ser padre. Me gustaría conocer a mi hijo, antes no podía tener esa sensación. No quisiera ser una fotografía encima de una consola, como tantos compañeros a estas alturas de 1944. tantos que empezaron conmigo y que ahora no son más que un recuerdo. Estos ingleses con sus ASDIC, sus radar y su maldita aviación, nos están haciendo la vida imposible. Cuantos niños no van a conocer nunca a su padre salvo en esa foto en la que está tan guapo con el uniforme de submarinista...cinco grados a babor, avante lento, proa abajo cinco, popa arriba 5, 200 mts y estabilizar. Se dice que estamos fabricando un nuevo submarino que va a ser una maravilla, espero que lleguen a tiempo. Es horroroso estar a ciegas, casi parados y oír como se acercan sus ASDIC...recobro la calma, tengo la impresión de que la tripulación me nota tenso y preocupado y eso no es bueno. Tienen que sentir la misma sensación de seguridad que siempre. Confianza ciega en su Kaleun que les ha sacado siempre del apuro. Sonrío abiertamente a Johann para que todos lo vean, le hago un gesto: ahí están. Timón a la vía. Tomo personalmente los auriculares del sonarista. Calculo que les faltan cinco millas, por mi amura de estribor y en un rumbo que los pondrá en mi vertical y entrando por las 2 . corrijo levemente para aproar al ASDIC de los destructores. Todo va bien. Calma. Vuestro comandante ya es el de siempre. Esto es un juego, un ejercicio. Vamos a soltar los pescados y salir corriendo, comme d`habitude, que dicen los franchutes. Dejaremos detrás algunos desperfectos, pero que los pague su graciosa majestad que es tan simpática. Ya están muy cerca y no nos han detectado, un poco más y nos llega el turno. Reviso las caras. Todo el mundo en su puesto, mirando levemente hacia arriba. Aparentando una indiferencia que están muy lejos de sentir. Todo va a ir bien. De repente el sonarista me indica que un destructor se aparta del curso del convoy y se dirige hacia nosotros. Es imposible que nos haya detectado desde esta distancia y en silencio. Sigue hacia nosotros. Se para, retrocede, nos ha detectado. Vuelve a avanzar, gira, mete toda la maquina y se aleja. Respiramos con alivio, falsa alarma. ¿hay otro submarino en la zona? Creía que estábamos solos, también puede ser una bandada de cachalotes pescando profundo, más de una vez les han soltado una andanada de cargas a los pobres. Vuelve a girar y a ponerse en posición. Para ,retrocede, avanza, para, retrocede y se dirige decididamente hacia nuestra posición, este cabrón nos tiene ¿es adivino o tiene una suerte descomunal? Calculo con rapidez, 600 mts, a toda máquina, velocidad de flanco, proa arriba 25, vamos a 50 mts cagando leches, toda la caña a estribor. Cargas de profundidad en el agua. Todo a babor, ganándole la popa a este Tommy. A su popa . timón a la vía. Va a girar a estribor, lo sé, me voy a anticipar. Cota periscópica inmediatamente, todo a estribor, estamos a cuatrocientos mts, calculo. Si me anticipo en el giro y disparo va a ver venir los torpedos por su amura de estribor cuando sea demasiado tarde, si me equivoco y gira a babor podría ser que aun tuviera tiempo de corregir y alcanzarlo con el tubo de popa, ya veremos, pero va a girar a estribor, seguro, el convoy esta hacia allá. Periscopio arriba. Ahí está, iniciando el giro por mi costado de babor y metiendo maquina. No hay luna. está en posición , no puedo fallar a esta distancia, cuento cinco, quitatimón y mantiene el rumbo, pretende alejarse un poco para volver a pillarme de popa, cree que estoy a 60 o 70 mts. Al fin y al cabo solo me ha lanzado una vez. Me arriesgo con un solo torpedo, los otros se los reservo al convoy. Fuego. Blanco, lo hemos partido por la mitad. Una magnífica explosión y se va al garete. Un estallido de júbilo en mis hombres. Casi sin un gesto, frío, ordeno aproar al convoy, disparamos los tres torpedos restantes y nos volvemos a sumergir hasta 200 mts. Uno de los torpedos ha tocado un barco pero no se hunde. Oigo como se va quedando rezagado. Recargamos tubos. Luego lo remataremos.

El día terminó razonablemente bien, conseguimos rematar el carguero e incluso perseguir el convoy. Ahí tuvimos que aguantar un par de horas de acoso y cargas pero terminamos zafándonos, no sin bastantes daños. El viaje de vuelta fue aceptablemente tranquilo. Volví a tener tiempo para pensar en el sueño anterior a la batalla con el destructor: podía recordar que yo estaba en una habitación iluminada a medias y delante de mi cara tenia una luz que parpadeaba, yo hacia algo ahí…pero mas que el sueño me llamaba la atención la precisión de los pocos detalles que podía recordar, el realismo, diría yo, de la escena y sobre todo la sensación de enorme perplejidad que me invadió al despertar, como si estuviera fuera de mi sitio…el pánico que me entró mas tarde, antes del combate, como la primera vez que entras en acción. Así que una noche tranquila de navegación, mirando el negro inmenso del mar, se lo comenté a mi segundo. Voy a decir una tontería, pensé en ese momento, pero es algo así Johann como si hubiera visto el submarino por primera vez, como si lo conociera solo desde fuera y supiera todo lo que tengo que hacer, pero nunca hubiera estado aquí. Como si fuera la primera vez que veía vuestras caras. Algo horroroso, tenia que combatir y me parecía que este no era mi sitio, que no iba a saber hacerlo. ¿sabes de que te hablo? ¿has sentido alguna vez algo parecido?. Alguna vez, dijo después de un largo silencio, como si pensara cautelosamente lo que iba a contar, alguna vez, jefe, dudó, calló un momento y después continuó, recuerdo una vez que todo me parecía irreal como si ya lo hubiese vivido, casi como si me pudiera anticipar al momento, creo que tiene un nombre en francés “deja vu” , pero lo extraño es que eso que me cuentas me recuerda algo muy raro que me paso con Eski, ya sabes el medio polaco del 123, estábamos los dos con Konstantin el segundo de Kron, bebiendo la noche antes de embarcarnos, en El Rincón de Helga, sabes como bebemos cuando nos juntamos y ya sabes los chistes que cuenta eski, hasta los que no se pueden contar sobre Adolf, el caso es que de repente se puso serio y dijo mirándonos: “colegas, solo espero sobrevivir el tiempo suficiente para poder contarle esto a los de la 24”, ¿Cómo los de la 24? Le respondimos, soberbiamnete borrachos, los de la 24 somos nosotros. El nos miró, se callo, se tambaleó un par de veces y luego añadió con gesto despectivo: “los de la 24 somos nosotros, pero ¿y los que nunca sabrán que han estado aquí y los que no han conseguido llegar? Los tres somos de otro tiempo, solo que vosotros dos no lo sabéis” Después se calló y no hubo manera de que añadiera ni una sola palabra, por más que le rogamos que nos aclarara que quería decir. Cantamos. Bailamos, seguimos bebiendo y luego no recuerdo más…no sé porque me he acordado de esto al contarme tu sueño. ¿tu lo entiendes?¿te dice algo?. Le dije que no, que no lo entendía, pero en realidad a partir de ese momento empecé a sospechar algo vagamente, a veces reflexionaba sobre ello, intentaba averiguar de que podía tratarse y pasaba horas abstraido, especulando. Muchos años después coincidí con Eski e hicimos algunos comentarios al respecto, pero es como si ambos hubiéramos hecho un pacto tácito de silencio.

La guerra continuo y acabo.
Llegó la paz y con ella una nueva vida, mi hijo nació y lo conocí, luego vinieron otros más, crecieron, me vine a vivir a España por cuestiones laborales y mis nietos son todos españoles, hasta algún biznieto tengo. Creo que hace mucho tiempo que creí descubrir la respuesta pero nunca la he contado a nadie. Ni siquiera a mis colegas físicos del observatorio del Calar Alto, del instituto Max Planck, porque ellos serían los primeros en convencerse de que chocheo con la edad. A partir de un momento determinado todo se hizo más claro y solo hacía falta esperar los acontecimientos, no sabía lo que iba a pasar exactamente, porque nada era igual, no se trataba de una repetición exacta, sino más bien como si la realidad se hubiera deslizado por uno de los muchos caminos cuánticos posibles, pero sí que se podían adivinar las tendencias, los grandes movimientos, el desarrollo de los ordenadores, por ejemplo o la gran revolución de internet (aunque no es exactamente lo mismo que antes, hay pequeñas e interesantes diferencias…quizás vengan después, pero eso, como decía Kipling, es otra historia) y por fin me bastó esperar a que apareciera el Silent Hunter II, aprender a manejarlo, esperar a que se formara la 24 y aquí estoy, esperaba impaciente que llegara el 15 de agosto de 2003 y ahora espero impaciente que llegue el momento de comenzar la partida con Shepke. No sé si jugaremos una partida más, como todas, si cuando abra los ojos dejare de ser un anciano de 83 años para volver a tener 24 y sólo recordare un vago e intranquilizante sueño o si volveré a navegar con mi tripulación a 200 mts de profundidad y cuando toque las paredes del submarino estarán húmedas y frías, entonces quizás ya no tenga la sensación de extrañeza sino que habré vuelto al que ahora sé que de alguna forma es tambien mi sitio…
...El mio y el de muchos de vosotros, casi todos, que navegamos y combatimos juntos. Posiblemente alguno lo sepa ¿te acuerdas eski o a fuerza de callar olvidaste?¿alguna vez entendiste el significado de lo que Eskivoski casi te revelo, Konstantin? ¿llegaste a saber, Beltza, que el torpedo que mato realmente a tus hombres hubiera podido estar hecho sólo de píxel?...
La gran mayoría de vosotros no sólo lo ignora, sino que no querrá creerme y lo interpretará como la debilidad mental de un anciano de 84 años, pero para otros es más difícil: no lo podréis recordar, aunque os esforcéis, sencillamente porque vuestra otra vida yace a cientos o a miles de metros en el fondo del mar, envueltos vuestros cuerpos en el sudario mas precioso, el del U-Boot que comandábais. Formais parte de los más de 30.000 submarinistas que se quedaron a bordo para siempre. Quizás a todos esos, muy especialmente, va destinado este relato, a los que no podéis saber que ya habéis estado allí, en esa otra vida que soñáis cada día.

A todos vosotros que con pocos años os sentáis detrás de la pantalla del ordenador pero que una vez conocí y ame.
A todos vosotros, los que supisteis morir e ignoráis que fuisteis héroes.
A todos vosotros y muy especialmente a los que no saben cuantas veces harán ese viaje, porque cada vez será completamente nueva…
...y porque quizás nos volvamos a encontrar.
A todos, este relato

Corkran
Almería 8 de agosto de 2003

P.S.: Mis excusas y mis respetos a los nicks que utilizo en este relato, lo he hecho sin el permiso de sus propietarios, espero que me perdonen y que no se molesten. tengo que aclarar ademas, que ni he conseguido en la vida hundir a Shepke a bordo de un destructor (más quisiera yo), ni Eskivoski es polaco. Lo de bebedores lo ignoro.
En cualquier caso la guerra es la guerra y no todo el mundo mantiene las mismas características cuando traspone los bucles del tiempo y se interna en los entresijos de esa extraña realidad cuántica subyacente.
_________________

saludos
corkran
U-127

Volver arriba


Eskivoski



Registrado: 11 Feb 2003
Mensajes: 232
Ubicación: Gran Canaria
Publicado: Vie Ago 08, 2003 6:37 am Asunto:

--------------------------------------------------------------------------------

shock: shock: shock: shock: shock: shock: shock: shock: shock: shock: shock: shock:

¡¡¡FANTÁSTICO!!!


Hace tiempo que no leía un relato tan bueno y tan cercano.

ENHORABUENA POR LA HISTORIA. ES GENIAL
_________________

Eskivoski. Oficial de Protocolo & Comunicación.
All we are saying is give peace a chance

Volver arriba


Konstantin



Registrado: 11 Feb 2003
Mensajes: 166
Ubicación: Galicia
Publicado: Vie Ago 08, 2003 7:11 am Asunto:

--------------------------------------------------------------------------------

La historia es Fantástica!!

Plas, Plas, Plas, Plas, Plas, Plas, Plas.
_________________

Fähnrich zur see
Sub Lieutenant del HMS-Berserker
Nº WPL: 1373

"Es mejor quedarse callado y parecer un tonto , que abrir la boca y despejar toda duda"

Volver arriba


Schepke



Registrado: 11 Feb 2003
Mensajes: 426

Publicado: Vie Ago 08, 2003 9:40 am Asunto:

--------------------------------------------------------------------------------

A pesar del sofocante calor que ha hecho durante todo el dia esta noche siento frio. Todo se me hace extraño y se envuelve entre la bruma que se levanta de las aguas. Por fin ha anochecido. Creo que llevo dias esperando esta noche de agosto sin saber por que.

Los barcos marchan lentos manteniendo una formacion perfecta. Por fin ese obstinado Escoces del transporte de la ultima fila ha conseguido que su viejo cascaron diera los 8 nudos a los que navegamos. Oteo con los prismaticos para encontrarmelo exactamente como me lo esperaba: apoyado en el puente con su boina negra coronada por una inmensa borla roja, pipa en los labios, sonriendole a la luna que se empieza a dibujar tras las nubes.

Busco en las aguas. No necesito ya los prismaticos; se que esta ahi.Hombres a los puestos de combate, ordeno. Tras las carreras de rigor se produce un silencio tenso en el barco. Mi primero me pregunta que sucede. Aun nada, respondo.
Instintivamente saco de la cartera esas gastadas fotos de mi mujer y mis hijas. Las acaricio una vez mas al tiempo que una tristeza inmensa me invade. Timon diez grados a babor, gobiernen a uno cuatro cero. Vuelvo a guardar las fotos y cierro el boton del bolsillo donde introduzco la cartera. No quiero que se mueva de ahi.

Asdic a pasarela, posible contacto, marcacion uno siete cinco, Señor

Toda la caña a babor, avante a toda. Ahi estas! has venido a por mi, pero yo estaba esperandote. Aprieto con fuerza la barandilla para sentir vibar las entrañas del HMS Lilith, al tiempo que le echo un guiño a la poco ortodoxa figura de una diablesa pintada en la chimenea de mi barco. Ella me devuelve el guiño, al tiempo que parece decirme: vamos a por el!

Asdic a pasarela, contacto confirmado, profundidad 230 pies, propulsores a unas 270 rpm, Señor.

Mi primer oficial esta excitado, como siempre que empieza la caza. 'Mañana pintaremos otro submarino en la chimenea, Señor. Dentro de poco habremos igualado al mismo Johni Walker!'
Le sonrio al tiempo que le pregunto 'solo?'. Luego miro de nuevo el rostro en la chimenea. Su mirada burlona se rie de mi. Los dos sabemos el final de esta historia. Lo hemos vivido juntos mil veces... o tal vez solo una.

../...

Del diario del HMS Lilith, 15 de Agosto de...


Tendremos ese 15 de Agosto Kor, tal vez no sea ese dia o ese mes, pero en el momento en que llegue ambos sabremos la fecha. Felicidades camarada!!!

Salud y buena caza
Schepke U100/24
_________________


Volver arriba


wulfmarine



Registrado: 27 May 2003
Mensajes: 86
Ubicación: La Barceloneta, El Barri Mariner
Publicado: Vie Ago 08, 2003 10:12 am Asunto:

--------------------------------------------------------------------------------

La madre que os llego a parir... VAYA ENCHUFADAS QUE PILLAISSSSS!!!!!!


DIOS COMO VA LA DROGA EN LA 24!!!!!!!!!!!!!!!1



jojojojojojo!!!!!!


Un relato muy molon... y una contestacion muy misteriosa la de Schepke... pero... TODO ELLO MUY "Shakesperiano" JOJOJOJOJOJO!!!!! no le robeis mas la pipa a Shakespeare, que se mosquea y entonces me despierta a mi.
_________________
Marc "WülfMarine" M,
U-96 "Ballena Ninja",
WPL#2714.



"...[] y mi nombre es 'Legion'... porque somos muchos []..." : Libro del Apocalipsis

Volver arriba


corkran



Registrado: 26 Abr 2003
Mensajes: 120
Ubicación: almeria
Publicado: Vie Ago 08, 2003 10:51 am Asunto:

--------------------------------------------------------------------------------

BRAVO SCHEPKE no me esperaba una respuesta tan genial, pero tampoco se debe esperar menos de ti.
espero que llegue pronto ese 15 de agosto cualquiera. y aunque no aspiro a ser capaz de hundirte (¿un grumete contra un capitan curtido?) espero disfrutar intentandolo.
eski me ha animado a dar el salto al juego en multiplayer. tiene un argumento convicente. creo que en septiembre tras las vacaciones lo intentare, cuando haya practicado algo con mi DD en single. es que me agobia mucho hacer algo mal.
nos vemos.
en cualquier caso y mientras tanto espero que te haya gustado.

la proxima semana creo que podre subir otro relato.
saludos a todos.
_________________

saludos
corkran
U-127

Volver arriba


Kolbus



Registrado: 11 Feb 2003
Mensajes: 411
Ubicación: 43º22´N 08º23´W
Publicado: Vie Ago 08, 2003 11:14 am Asunto: :D

--------------------------------------------------------------------------------

Realmente es un gran placer leer el foro de nuestra Unterseebootsflotille, sí señor... .

Corkran, ¿lo llevas en la sangre, eh?. De Alex, ¿qué decir?... que un beso.

Un saludo.
_________________


Volver arriba


Cazador



Registrado: 11 Feb 2003
Mensajes: 253
Ubicación: León
Publicado: Vie Ago 08, 2003 2:09 pm Asunto:

--------------------------------------------------------------------------------

Mi enhorabuena, es un relato fantástico Corkran
_________________

Cazador
Leutnant zur See del U-111
24 Unterseebootsflotille Geweih

Volver arriba


Zdravko



Registrado: 02 Jun 2003
Mensajes: 35
Ubicación: Galicia
Publicado: Sab Ago 09, 2003 5:10 am Asunto:

--------------------------------------------------------------------------------

TE DOI TODAS MIS FELICITACIONES ES UN IMPRESIONANTE RELATO
_________________


Fähnrich zur see Zdravko
Desron 59/24 Uboatflotille "Geweih"

Volver arriba


Alfonsuas



Registrado: 11 Feb 2003
Mensajes: 343
Ubicación: Valdemorillo (a 40 Km de Madrid)
Publicado: Dom Ago 10, 2003 8:13 am Asunto:

--------------------------------------------------------------------------------

Sinf, ........, si me entreno mucho, mucho, mucho, pero mucho, mucho mucho igual algun día les llego a la suela de los zapatos a estos dos pazguatos.


mientras tanto .... ¡¡a leerlos!!




_________________



Volver arriba


corkran



Registrado: 26 Abr 2003
Mensajes: 120
Ubicación: almeria
Publicado: Dom Ago 10, 2003 2:13 pm Asunto:

--------------------------------------------------------------------------------

si, alfonsuas, pero se de buena tinta que tu eres el mejor comandante de la flotilla o como minimo el mas laureado: te lo cambio gustoso.
ya que no puedo ser el mejor hundiendo barcos, me encantaria escribir historias que os gusten.
el caso es contribuir con algo.

por cierto OARSO ???? donde andas? me encantaria saber tu opinion.
saludos
_________________

saludos
corkran
U-127

Volver arriba


Javivi



Registrado: 23 Mar 2003
Mensajes: 22
Ubicación: Teruel Existe¡¡
Publicado: Mar Ago 12, 2003 2:36 pm Asunto:

--------------------------------------------------------------------------------

Es un relato estupendo. Por un momento he sentido un escalofrio en la nuca y la sensación de entrever algo que se esconde a gran velocidad. justo en el rabillo del ojo. Ha sido un momento, pero que momento...
Mis más sinceras felicitaciones
_________________
Salud

Javivi U-1432

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

NOCHEBUENA DE 1941


En 1941 yo tenia 28 años y mandaba un submarino. Para todos era ya un viejo, porque mi tripulación de novatos se componía de chavales de veintipocos años recién salidos de la escuela de formación del arma submarina. Raro era el que tenía experiencia en combate si no se me contaba a mí, al jefe de máquinas, al suboficial Rheinthaler y quizás alguno más que ya no consigo recordar. Resultábamos una tripulacion bisoña, hasta el punto de que era mi primer mando a bordo de un submarino. Hasta entonces había navegado seis cruceros en dos submarinos distintos como segundo y me acababan de entregar el mando del U 315 casi como regalo de cumpleaños. Cuento todo esto porque habíamos zarpado de Friedrishafen el 2 de diciembre y mi cumpleaños era el 24 de diciembre, nochebuena, cumplía 29 años. Por lo tanto, como para todos los que cumplimos años en esa noche tan especial, para mí la navidad siempre había sido una época doblemente entrañable. Me encantaba que llegaran los primeros fríos porque era señal de que la navidad ya estaba ahí y cuando por fin me levantaba una madrugada y veía caer los copos de la primera nevada y podía ver desde la ventana de mi dormitorio como cubrían el tejado del establo, en ese extraño silencio en el que los copos caen siempre por primera vez, entonces me sentía una de las personas mas felices del mundo. Solía mirar un rato largo a través de los cristales hasta que la condensación de mi propia respiración lo hacia imposible, entonces, invariablemente, me ponía la ropa encima del pijama, las botas de nieve y el viejo chaquetón de cuero y salía a pasear hasta llegar a la cerca que nos separaba del bosque de hayas que, para esa época del año, estaba desnudo y silencioso, como si protegiera un mundo de secretos que ningún humano debe compartir. Desde allí miraba hacia la granja de mis padres y dejaba que la nieve me fuera cubriendo los hombros y la capucha y soñaba con convertirme en un hombre de hielo. Es curioso que procediendo de la Alemania rural y profunda, siendo de Baviera al pie de los Alpes, terminara embarcado y comandando un submarino, pero hay algo de semejante entre la soledad y el silencio de las montañas y de la nieve y la inmensidad del océano y la calma que se necesita para acechar a un convoy hasta que se pone a tiro.
Me gusta la nieve y el frío y me gustaba mandar un submarino, pero desde que zarpamos esperaba no tener que luchar el 24 de diciembre. La verdad es que tampoco me preocupaba mucho, porque en un submarino no se encuentra un convoy todos los días, sino mas bien al contrario y los periodos de patrulla improductiva son enormemente más largos y tediosos que los pocos momentos en que estás acosando a un mercante inglés o aguantando las cargas de un escolta. La vida de un submarino por aquellas fechas consistía en una larga rutina de maniobras, punteadas de vez en cuando por alguna esporádica alarma. Así que estaba razonablemente seguro de que esa Nochebuena iba a poder celebrar mi 29 cumpleaños tranquilamente con mis hombres y había previsto incluso un menú especial para festejarlo y pensaba dejar un cierto margen de relajación a la férrea disciplina en la que habitualmente nos solíamos mover.
Quizás por eso me sorprendió tanto cuando la guardia de sonar dio la voz de alarma a las 9 de la noche: lo que parecía un pequeño grupo mercante se acercaba desde el noroeste. Aproamos en la dirección para establecer el acecho y efectivamente pudimos divisar cuatro mercantes y ningún escolta a la vista, aunque el sonarista afirmaba oir vagamente ruido de hélices rápidas . Había luna llena y la noche era perfectamente clara, así que como teníamos ganada la posición perfectamente, casi de manual, decidí atacar a profundidad de periscopio, aunque perdiera la ventaja de la velocidad. No parecía haber problemas serios, no iba a tener que necesitarla para escapar de nada. Hice los cálculos y encuadré un mercante de unas 5000 toneladas y a un segundo algo mayor. La cosa estaba tan fácil y tan tranquila que iba a intentar un tiro doble, primero al más retirado y después al más cercano, para hacer detonar los torpedos al mismo tiempo. Luego ya veríamos con los otros dos, posiblemente nos tocara perseguirlos en superficie pero no tenía por que ser un problema, si el escolta no aparecía. Dejé que las distancias se acortaran todo lo posible: 2000, 1800, 1500, 1000, 900, 800 mts al primero, los tubos estaban preparados, el tiro absolutamente controlado, solo faltaba la orden de fuego. Mientas miraba por el periscopio y transmitía datos al oficial de tiro recordé el salón comedor de la granja en Nochebuena con el fuego de la estufa encendido, mis hermanos menores cantando oh Tannenbaum!... el abeto del patio cubierto de nieve…la sensación de tener el cumpleaños más bonito del mundo…me fue imposible ordenar disparar los tubos: imaginármelos dirigiendose implacablemente hacia sus blancos en una noche así, los barcos estallando, los hombres en el agua, ninguna posibilidad de sobrevivir ante la hipotermia. No era una noche para combatir. Mas tarde me enteré de que estas escenas se repitieron por todos los frentes de una u otra forma, casi inconscientemente las tropas se negaban a combatir el 24 de diciembre aunque en los siguientes días se hicieran pedazos. Desde las arenas del desierto de Libia, hasta los páramos helados de Rusia, esa noche se estableció, sin nadie ordenarlo, un alto el fuego, por la simple razón de que a nadie le parecía que fuera una noche para matar, ni para morir.
Bajé el periscopio y mientras me dirigía tranquilamente hacia la escalerilla, le comunique a mi segundo que el ataque quedaba cancelado. Inmersión a 150 mts, sin prisa. Ibamos a dejar pasar el convoy sin dañarlo. Otros días habría otras oportunidades. Se hizo un enorme silencio a mi paso, pero nadie me contradijo, más bien comenzaron a aparecer sonrisas en las caras de asombro, conforme en esas mismas caras se pintaba la comprensión. Si señor, el Capitán ha hecho bien, esta noche no se lucha.
Comenzamos la maniobra de inmersión sin problemas, suavemente, cuando una tremenda explosion sacudió suavemente la nave. ¿Qué había sido eso? ¿había otro submarino en las proximidades y no había sido tan clemente? Pero me había parecido que no sonaba como un torpedo y en cualquier caso estaba casi seguro de que éramos los únicos que operábamos en la zona, podría tratarse de una mina a la deriva con la que hubiera tropezado alguno de los mercantes; iba a ordenar profundidad de periscopio de nuevo para investigar, cuando se oyeron claramente las hélices de un escolta a buena velocidad y nos alcanzaron súbitamente los ping del ASDIC. ¿Qué estaba pasando? ¿de donde salía éste de forma tan súbita? La explosión no había sido una carga, de eso estaba plenamente seguro, ¿donde se había estado escondiendo este maldito destructor hasta ahora? ¿Es que pensaban amargarme el cumpleaños y mi nochebuena, si no de una forma de otra? Menuda paradoja estúpida: haber dejado pasar la oportunidad de enviar unos miles de toneladas al fondo, para ser ahora cazado como un conejo en la peor noche del mundo. Ordene velocidad a flank y todo a babor, después todo a estribor y sumergirnos a 180 mts. Paramos máquinas, las volvimos a encender y nos pusimos a toda máquina. Subimos, bajamos e hicimos todas las maniobras de escape imaginables. Pero el destructor no nos perdía de su cono de ASDIC y los ping nos sacaban los nervios de quicio. No aceleraba, no retrocedía, se limitaba a mantener la distancia y no nos perdía nunca y nunca se acercaba a lanzar las cargas. Di todas las instrucciones de los manuales y mil más que se me ocurrieron sobre la marcha. Mi tripulación novata respondía satisfactoriamente, pero podía sentir en el aire la sensación de angustia que les oprimía, quizás otra noche, quizás en otro momento, lo aguantarían estóicamente como soldados y submarinistas que eran, pero hoy, después de la alegría que habíamos compartido por la decisión de no hundir los barcos, hoy Día de Nochebuena y el cumpleaños de su Capitán, que había regalado una oportunidad de vida más a otros marineros como ellos, hoy, no les parecía que debieran morir. Era injusto. Así que sus caras de horror me iban pesando más a cada minuto, quizás porque si no en mi cara, si en mi interior sentía lo mismo: estaba preparado para morir mandando mi barco, pero no quería que fuera hoy y ese destructor nos tenía, como un gato a un ratón y jugaba con nosotros exactamente igual.
De pronto aceleró y se nos echó encima. No se oyeron mas pings, parecía no necesitarlos, sabía exactamente donde estábamos. No ordené avante. Decidí parar máquinas y quedarnos en silencio. Estábamos a 210 mts, en aquella época aun no era habitual bajar a esa profundidad, luego descubrimos que se podía hacer y que nuestros barcos aguantaban mucho más. Nos quedamos inmóviles y en perfecto silencio.
Esperábamos oirlo pasar de largo…o las cargas en el agua…pero el también paró sus máquinas. No podíamos dar crédito, no hacía nada, no largaba ninguna carga…quizás estaba sin ellas y de ahí el acoso para mantenernos abajo…o quizás era un sádico, un capitán que sabía perfectamente su oficio, que nos tenía localizados sin lugar a dudas y quería hacernos sufrir un poco antes de lanzarnos todo lo que tenía a bordo. Pero seguía en silencio. Un silencio perfecto, húmedo, pegajoso. Un silencio como solo se oye a varios cientos de metros de profundidad en el mar y de pronto sucedió…el sonarista me susurró que le parecía oir una canción: Capitán, Capitán, están cantando, exclamó en un murmullo. ¿Qué está diciendo Heinrich? ¿se ha vuelto loco? Le mascullé entre dientes procurando que no me oyera casi ni él. Es cierto Capitán, me respondió, están cantando villancicos. No nos lo podíamos creer, pero el volumen fue subiendo, se oía como un murmullo lejano que vagamente nos recordaba a Noche de Paz, fue creciendo hasta hacerse perfectamente audible: era increíble pero los ingleses se habían plantado directamente encima de nosotros y se habían puesto a cantar una canción de navidad. Confieso que no supe reaccionar y que fueron mis hombres quienes al principio como en sordina y cada vez más fuerte y mas claro, en un crescendo emocionante, primero uno, después dos o tres y por último la tripulación al completo, fueron ellos sin que yo diera ninguna orden, los que tomaron la decisión de responder y comenzar a entonar el Noche de Paz, arriba en inglés, abajo en alemán, pero los mismos acordes humanos. Terminamos cantándola a voz en grito para que nos escucharan arriba bien alto y bien claro.
Dí la orden de ascender lentamente, llegamos a profundidad de periscopio alejados como unos 200 mts del destructor, los observe a través de la lente. Mi gente seguía cantando y ellos también. No se movieron. Ordene superficie y subimos a la vela. Mis hombres salieron a cubierta, ellos también aparecieron, continuaron cantando Noche de Paz hasta que las gargantas se les cayeron a pedazos y como si las vidas le fueran en ello. Como si temieran que si dejaban de cantar el hechizo se rompería y comenzaríamos de nuevo a dispararnos a quemarropa. En la inmensidad del mar iluminado por la luna llena parecía un espectáculo de otro mundo: un destructor inglés y un submarino alemán, con los motores parados en medio de la nada y entonando un villancico universal en dos idiomas que ahora eran enemigos.
Una luz brilló desde el destructor; pestañeo: . - - . / . /. - /- . - ./ . // .. - ./ . - . / .. / . / - .. / . / - .//…una y otra vez: PEACE- FRIEDEN-PAZ. Al final yo lance una bengala roja, el destructor respondió con una verde que se cruzó con la nuestra, en una especie de minifuegos artificiales y particulares. Después ambos encendimos los motores en avante un tercio y nos alejamos el uno del otro, las tripulaciones se saludaron con vítores, esa noche nadie pudo pegar ojo, todos tuvimos la impresión de que nos había pasado algo extraordinario, algo mágico…algo que no pasa dos veces en una vida.


Volvimos a la navegación, a la patrulla, pasó el día veinticinco y el veintiséis y la navidad, hundimos barcos, nos acosaron destructores, perdimos hombres y barcos y la guerra continuó. Luego me destinaron a Memel a una flotilla de formación, la guerra acabó, como todo el mundo sabe, en una terrible derrota para Alemania, pero nos rehicimos y ganamos la paz. Cada pocos años los que quedábamos vivos de esa tripulación nos encontrábamos en Friedrishafen para recordar nuestros años de guerra y a los que dejamos allí. En realidad creo que nos reuníamos para recordar que habíamos salido vivos de aquello. Nunca llegué a contarles lo que había descubierto sobre el destructor de la Nochebuena de 1941, al principio porque me negaba a compartirlo con nadie, después cuando estuve plenamente seguro de la verdad, porque ya no merecía la pena contarla.
El caso es que muchos años después de terminar la guerra, comencé a investigar sobre el paradero del destructor que nos había acosado con villancicos esa Nochebuena y por el de su Capitán. Quería conocerlo y estrecharle la mano y darle las gracias en nombre de todos mis hombres. El barco se llamaba Emerald. Busqué en los archivos, pregunté, indagué y siempre llegaba a la misma conclusión que me parecía inaceptable. Como me negaba a creer lo que se desprendía de la historia oficial y sospechaba algún tipo de error incomprensible, me llevo años de tratar con antiguos combatientes de la Royal Navy, con tripulantes de cargueros que habían conocido a tripulantes de los cargueros que yo aceché esa noche fantástica, con biblitecarios custodios de polvorientos archivos…con tanta gente y con tantos papeles demasiado viejos y demasiado cansados, que al final tuve que aceptar la única versión que figuraba como verdad y que de alguna forma aun hoy me parece inadmisible:
El H.M.S. Emerald fue hundido por una mina alemana a las 22.05 de la noche del 24 de diciembre de 1941. Diez minutos antes de que comenzara a acosarnos a nosotros. No hubo supervivientes.
Habíamos cantado villancicos con unos hombres que llevaban algún tiempo en el fondo del mar. Un buque fantasma sabía donde localizarnos exactamente y nos había perdonado la vida. Entonces me pareció demasiado fantástico para admitirlo, ahora en la vejez empiezo a creer que si puede ser verdad que un destructor y un submarino suspendan momentáneamente sus hostilidades en alta mar para cantar Noche de Paz, también puede ser verdad que uno de esos barcos estuviera muerto varias horas antes.

Almería, 31 de diciembre de 2003
Corkran
Feliz año 2004 a todos los comandantes de la 24 flotilla “Geweih”

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
ImagenImagenImagen Imagen
Avatar de Usuario
Johann Vilthomsen
 
Mensajes: 605
Registrado: 26 Abr 2006, 15:01
Ubicación: "VERMISST!" U 977, Kiel

Volver a Índice general

Volver a Temas Ambiente 2GM

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Bing [Bot] y 1 invitado